Inicio Noticias Babiš: “Que bueno que tenemos democracia”

Babiš: “Que bueno que tenemos democracia”

574
0

250.000 manifestantes exigieron este domingo en Praga la renucia del primer ministro checo acusado de abusos con fondos europeos y pendiente de juicio, en lo que constituye la mayor protesta ciudadana desde la revolución de terciopelo  en 1989.

La marcha, convocada por un movimiento cívico denominado ( Un millón de Firmas Para la Democracia), que  también reclama la salida de la ministra de Justicia, Marie Benesova, una antigua fiscal, a la que sus críticos acusan de querer proteger al primer ministro de posibles acciones legales en su contra.

Por otro lado algunos de los  manifestantes acusaron a Benesova de  colaborar con el extinto régimen comunista , cosa que totalmente falsa ya que ella nunca entró en las filas del partido comunista.

El primer ministro no quiso comentar la manifestación sólo dijo a la TV Checa “Que bueno que tenemos democracia”

Según una investigación comunitaria, el consorcio agroalimentario Agrofert, propiedad de Babis, ha recibido millonarias ayudas de forma injustificada, incluso siendo ya él jefe de Gobierno. Los manifestantes pidieron a voz alta que las empresas de Babis deberían regresar todo el dinero que han recibido de las ayudas  de la Unión Europea .

Pedimos la dimisión de Marie Benesova y exigimos la dimisión de Andrej Babis”,era el grito común de artista y de las 250000 presentes  y Mikulas Minar, el líder de esta plataforma cívica que organiza desde hace varias semanas las protestas contra el primer ministro.

Pero no sólo la gente se quejó  también Los partidos de oposición checos afirman que no se puede seguir tolerando  al Gobierno de Andrej Babiš. Por este motivo quieren imponer en el programa de la sesión de la Cámara Baja la próxima semana una moción de censura al actual Gabinete bicéfalo.

La oposición, formada por el Partido Cívico Democrático, los Piratas, el democristiano Partido Popular, TOP 09 y el movimiento Alcaldes e Independientes (STAN), ha acordado  promover la votación sobre la moción de censura al Gobierno en reacción a las auditorías preliminares de la Comisión Europea.

El primer ministro, de 64 años de edad, que lidera una coalición en minoría entre su partido, el populista ANO y el socialdemócrata CSSD, rechaza las acusaciones en su contra y las considera un ataque contra el país.