Inicio Noticias Banderillazos diplomáticos checos sobre Israel

Banderillazos diplomáticos checos sobre Israel

421
0
pagina web de
El servidor "Novinky.cz", la versión electrónica del diario "Právo", trae el comentario escrito por el jefe de la Diplomacia Checa y dos exministros de Asuntos Exteriores donde le ponen los primeros banderillazos públicos a Israel

Praga (lidovky.cz) – Algo muy inusual está pasando en las relaciones checo – israelíes. Quien compró el diario “Právo” del sábado pasado, a lo mejor no podía creer que en la página de los comentarios y editorial viniera uno, firmado por el actual ministro de Asuntos Exteriores, Tomáš Petříček (ČSSD) y otros dos exjefes de la Diplomacia Checa: Lubomír Zaorálek (hoy ministro de Cultura, socialdemócrata) y el príncipe Karel Schwarzenberg (TOP 09). El artículo “¿Qué pasará con los palestinos y la Democracia Israelí?, pone en duda el plan israelí de construir sus asentamientos en los espacios que Palestina considera suyos. Los tres llaman “confiscación” a la anexión de la orilla occidental. Los tres critican tanto al presidente Miloš Zeman y al primer ministro Andrej Babiš (ANO).

            Eso fue, sencillamente un bombazo. Zeman es un israelofilio, promueve el paso de la embajada checa a Jerusalem, apoya la estrecha cooperación científico técnico financiera con Israel, etc. El portavoz presidencial Jiří Ovčáček le comentó al servidor “Lidovky.cz” que el presidente resolverá la situación tan seria que se ha creado. El jefe de la sección de Exteriores en la Presidencia de la República y asesor del premier, Rudolf Jindrák, añadió que la cosa es tan seria que se requiere una reunión de los más altos cargos constitucionales.

            El primer ministro hasta conversó con Jan Hamáček, jefe del ČSSD, partido socio en su Coalición “Me enteré sobre el texto por los medios. El resto lo dejo sin comentario”, respondió Babiš a “Lidovky.cz”, sobre si le había recomendado a su socio político que cambie de ministro de Asuntos Exteriores o si le llamó la atención.

¿Qué mismo pasó?

Bajo el título de: ¿Qué pasará con los palestinos y la Democracia Israelí?,los tres firmantes aseguran: “Esta presunta es la que hoy se hacen los políticos, expertos y una serie de personalidades públicas. En referencia al Acuerdo de Coalición del nuevo Gobierno Israelí y por otras informaciones que dejan entrever el deseo de anexar una parte de los territorios palestinos ocupadso. Esa es una perspectiva sobre la que nosotros, ex ministros y ministro de Asuntos Exteriores, queremos decir algo, incluso debido a la alianza estratégica añeja entre la Rep. Checa e Israel”.

            Recuerdan que desde el fin de la Guerra Fría, la mayoría de la comunidad internacional, incluida la UE, todos sus miembros y los EE.UU., asumió una posición clara y consistente sobre la necesidad de la solución de los dos Estados. Para solucionar el conflicto israelo-palestino. Eso no dependía de las manifestaciones como pueden ser el antisemitismo o la radicalización del movimiento de liberación nacional.

Tomas Petricek
Tomáš Petříček (ČSSD),
ministro checo de Asuntos Exteriores

“Todo lo contrario, desde el inicio se trató de una posición consensuada y constructiva. Que nacía del realismo en la Política Exterior y, al mismo tiempo, se basaba en el Derecho Internacional que trae compromisos a las dos partes del conflicto. Por lo que, al futuro Estado Palestino le esperan muchas resoluciones válidas de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad de la ONU. Así como documentos clave de la UE e incluso la Concepción de la Política Exterior de la Rep. Checa”, indican los tres políticos.

            A inicio de año, la Casa Blanca junto con Israel presentaron un plan, que el trío del artículo en “Právo” llaman “tiene el sentido de anexarse una parte de los territorios palestinos ocupados”.  Petříček, Zaorálek y Schwarzenberg reconocen que en la parte palestina hay problemas con los terroistas y que ya en un par de ocasiones fallaron las oportunidades para constituir dos Estados que puedan coexistir en paz.

            “Ni los israelíes ni los estadounidenses han aclarado aún qué pasará en el largo plazo con las perspectivas de los palestinos en el resto de los territorios ocupados, sin la esperanza de tener un Estado. Incluso ni lo han hecho con lo que le pasará a los palestinos en los territorios anexados. Es decir cuáles serán sus derechos cívicos, políticos, económicos, culturales y sociales. Si son no-ciudadanos, no-judíos en un Estado Judío “de iure”. Entonces, ¿qué pasará con los palestinos sin un Estado Palestino? ¿Y qué pasará con la Democracia Israelí en caso vaya a ser un Estado con ciudadanos de 1era y de 2da categoría?”.

Karel Schwarzenberg
príncipe Karel Schwarzenberg, presidente honorario del TOP 09, exministro de Asuntos Exteriores

            Pero, ahora hay que llamarle la atención a Israel y pedirle que sea responsable. “En este momento no son los palestinos los que analizan dar un paso unlitareal que viola burdamente el Derecho Internacional”, afirman. A todo esto, el israelifílico del presidente Zeman se enteró que algo había, desde el viernes por la mañana. “Lidovky.cz” escribe que en el Castillo creían que el deseo de publicar la nota había quedado conjurado. Es un caso serio: dos ministros activos, dos exjefes de la Diplomacia Checa y el ministro activo de Exteriores. Hasta la embajada israelí anda apurada.

            “Lidovky.cz” apunta que la idea de la nota conjunta nació del asesor de Petříček, Jan Šnaidauf. Un arabista, amigo del ministro y quien trabajó para el Servicio Europeo para las Actividades Exteriores, una de las instituciones comunitarias. Y, casualmente, es también alguien quien lo acompañaba, al ministro, en ese trágico accidente de taxi, donde murió el conductor, por paro cardiaco. El artículo se manejó desde el Palacio Černín. “Ahí surgió el primer plumazo del texto, mucho más duro que el resultado final. En el ministerio se indicó cuándo y en donde saldría”.

            La nota concluye así: “La Rep. Checa e Israel son amigos. El privilegio, aunque también una parte indispensable de una verdadera amistad, es tener la voluntad de ser sinceros mutuamente y el estar listos a escucharse. En ese espíritu, pensamos incluso en nuestro artículo conjunto y, al mismo tiempo, seguimos estando listos a escuchar lo que dicen nuestros amigos. Todo esto ayudará a confirmar nuestra actitud en el esfuerzo por alcanzar una posición europea conjunta”.

Israel y la UE

Lubomír Zaorálek
La foto oficial de Lubomír Zaorálek de la página de la Cámara de Diputados; es el actual ministro de Cultura

Para la Unión Europea el Estado de Israel es el malo. El que, en base a las indicaciones bíblicas, se alista a tomar lo que piensa le pertenece. Algo que se opone totalmente al Derecho Internacional. Los jefes de las Diplomacias de la UE se reunieron sobre este tema, la semana pasada, para ver qué posición asumirán. Imponer sanciones a los asentamientos no es lo que se quiere; Tomáš Petříček estuvo en contra.

            Bruselas confía que logrará hacerle cambiar de parecer a Israel. Acaso, usando los buenos oficios de Washington. Y por ello surgió la idea de que es necesario crear opinión, sensibilizar a la opinión pública. La nueva coalición gubernamental en Israel puso en el Acuerdo de Gobierno el tema de “ampliar la soberanía”, es decir incorporando los territorios ocupados por los asentiamientos. Y empezar a hacerlo desde julio.

¿Qué hará Zeman?

Hay que recordar que el presidente Zeman mantiene una posición muy independiente y particular en la Política Exterior. Especialmente con China y Rusia y particularmente con Israel. Zeman incluso juega con los ministros de Exteriores y se pone en pulso, por ejemplo, cuando se trata de nombrar embajadores. O incluso jefe de la Diplomacia Checa.

            Tenemos el caso del eurodiputado Miroslav Poche, que el ČSSD quiso como ministro de Asuntos Exteriores. Pero Zeman lo vetó (aunque no tiene esa potestad constitucional), por sus posiciones hacia la Política Migratoria y en especial hacia Israel. Los socialdemócratas tuvieron que ceder, pusieron a Tomáš Petříček y Zeman debe haber pensado que tenía a ese ministerio en su bolsillo.

            A lo mejor por eso no extraña que Zeman haya criticado la semana anterior a Tomáš Petříček. Dijo que había faltado a su promesa de no mantener contacto con Poche. Dijo que el día del accidente en el taxi, el ministro salía de una reunión reservada, donde estaba Poche. Al parecer las cosas se le van de las manos. “Lidoky.cz” añunta que, al parecer, el jefe del ČSSD, Jan Hamáček, le prometió al presidente que ese comentario no se publicaría… y salió. Si hay algo que el presidente no soporta es ese mal sabor de que alguien lo traicionó o falló. Peor si Poche está detrás de todo.

Milos Zeman
El presidente Miloš Zeman

            Una fuente le indica a “Lidovky.cz” que, en este caso, Poche no aparece y que Šnaidauf ni siquiera es cercano al exeurodiputado. “Sólo que en la Diplomacia y en la Política lo importante es la apariencia que se crea, el cómo se ven las cosas. Y ahí pasamos al segundo problema en toda esta historia: la iniciativa de los tres ministros de Exterior, algo que tiene peso, perturba la cultivada posición de la Política Checa como alguien abiertamente a favor de Israel”.

            “Desde mi punto de vista es un problema internacional grande. Por treinta años, en los temas de Israel, habíamos sido predecibles. El artículo de tres ministros nos convierte en otro país gris, con una posición no clara y daña la posición de la Rep. Checa”, afirmó Rudolf Jindrák a “Lidovky.cz”.

¡Cambien al ministro!

Soltada la bomba, las reacciones no tardaron en llegar. El Castillo estalló en ira e incluso la Oficina del Gobierno, el primer ministro reaccionó con una nota, vehemente, de rechazo. “Es inaceptable que en algo tan fundamental, como son las relaciones con Israel, cada uno de los miembros del Gobierno, en este caso dos ministros, emitan sus posiciones propias, las que, en ningún caso las consultaron a nivel gubernamental. Y que, en el extranjero es percibido como la posición de la Rep. Checa”, le escribió el premier al servidor “Lidovky.cz”.

            En sentido muy parecido fue la artillería usada desde el Castillo. El portavoz presidencial Jiří Ovčáček hizo conocer la “posición fuertemente de rechazo del presidente Zeman, para quien el artículo daña las relaciones checas con Israel e incluso los EE.UU. Y, además, rechaza el discurso de la Política Checa hacia el Estado Judío”. “Lidovky.cz” agrega que según sus fuentes, desde la Oficina del Presidente ya se ha enviado, por canales privados, el pedido para que cambien al ministro de Asuntos Exteriores.

            El primer ministro rechazó comentar ese rumor y Hamáček tampoco quiso dar opiniones. Esto le viene, además mal al jefe socialdemócrata y ministro del Interior, quien gracias a la coronacrisis había mejorado su relación con el presidente Zeman, un exsocialdemócrata que no ha dudado en hasta llegar a querer armar un golpe de Estado al interior del ČSSD cuando las cosas no son como le agradan.

            Desde la oposición parlamentaria, el ODS asume su posición ya conocidad. De halcón que apoya el estilo político israelí, al decir que no tiene otra cosa que hacer en una región que no es democrática, donde abundan los enemigos y los terroristas. “El artículo irrita públicamente la posición negociadora de Israel, nuestro aliado añejo. Considero su publicación un error”, le dijo a “Lidovky.cz” el eurodiputado del ODS, Alexandr Vondra (exministro de Defensa, de Exteriores y exembajador checo en Israel).

            Los Piratas dicen que no ven motivo para criticar el artículo ya que no se desenmarca de la postura checa. Bruselas y Praga en sus documentos reconocen que la solución al problema israelo-palestino pasa por tener los dos Estados. “Se trata de una posición general y pragmática a lo que pasa en el Cercado Oriente. La exigencia al respeto de los principios del Derecho Internacional y Humanitario debe regir incluso para nuestro añejo amigo. Sin duda que Israel está entre nuestros amigos de más años”, explicó Ivan Bartoš.

            Al cierre, indiquemos que aunque las cosas puedan parecer casuales, a la Rep. Checa se le acaba de añadir un elemento más de roce en su Política Exterior. Tiene el tema abierto de la estatua del mariscal soviético, el del diplomático-espía ruso con veneno para, supuestamente, exterminar a tres políticos comunales praguenses. Y está China, con el tema de Taiwán y la red 5G. El artículo incluye en la lista a Israel y a sus amigos, los Estados Unidos.