Inicio Noticias BIS pide investigación por fuga de información en caso “Ricina”

BIS pide investigación por fuga de información en caso “Ricina”

171
0
Michal Koudelka BIS
el director del BIS, coronel Michal Koudelka,

Praga (Ceské noviny) – El contraespionaje civil checo BIS presentó una denuncia penal contra autor desconocido por la fuga de información secreta. Sobre un empleado de los servicios secretos rusos que habría arribado hace algunas semanas a Praga, equipado con el peligroso veneno ricina; reporta el servidor “lidovky.cz”. Precisa que se realiza también una investigación interna masiva para saber cómo se filtró una información publicada masivamente por los medios de comunicación.

            Recordemos que el primero en reportar ese sospechoso arribo fue el semanario “Respekt”, citando a fuentes de los servicios secretos y de la Diplomacia Checa. Moscú desmintió ya esa información, que la considera un burso líbelo. El ministro de Asuntos Exteriores, Tomáš Petříček, confirmó que, según sus informaciones, un diplomático ruso sí regresó hace como tres semanas a Praga. Pero nada más.

La embajada rusa niega las acusaciones

La embajada rusa en Praga niega las acusaciones. Y afirma que ninguno de sus funcionarios ha viajado a Moscú o venido de esa capital en los últimos meses y tienen pruebas. Por el tema del espía y el veneno, la Policía Checa puso un cordón especial de protección a tres políticos capitalinos. A saber: Zdeněk Hřib (alcalde mayor de Praga), Ondřej Kolář (alcalde de Praga 6) y Pavel Novotný (alcalde de Praga Řeporyje).

            “Debido a que en días pasados se produjo la fuga de una parte de la información que es clasificada, lo que influyó negativamente nuestro trabajo, hemos presentado una denuncia penal. De las investigaciones hasta el momento se desprende que la ilegal revelación de hechos secretos se produjo fuera del BIS”, dijo el portavoz del BIS, Ladislav Šticha, citado por “lidovky.cz”. La denuncia llegó a la Fiscalía Superior de Praga y su jefa, Lenka Bradáčová, no ha querido comentar sobre este particular.

            Los que sean responsables, enfrentan una condena de hasta ocho años de prisión. El caso puede también producir más investigaciones en la Oficina Nacional de Seguridad (NBS), que puede imponerle a los culpables multas financieras. El tema del posible ingreso de un agente ruso con veneno lo analizó el martes el comité de Seguridad de la Cámara de Diputados. Ahí se decidió que la reacción de los servicios secretos ha sido la adecuada.