Inicio Economía ČEZ podría asumir la tarea de explotar el litio

ČEZ podría asumir la tarea de explotar el litio

399
0
El yacimiento en el Municipio de Cínovec debería tener como 6,5 millones de toneladas de litio extraíble. Lo que es como un 30% más de lo que se calculó en un principio.

Praga (ceskapozice.lidovky.cz) – La empresa “Plantas Energéticas Checas” (ČEZ), el gigante energético controlado mayoritariamente por el Estado Checo a través del ministerio de Finanzas, informó que en los próximos siguientes decidirá si ingresa con su capital en la empresa australiana EMH que tiene el derecho a explotar el litio en la localidad de Cínovec. Hace dos años, recordemos, ČEZ no presentaba el menor interés por ese metal. Pero, según el Gobierno del primer ministro Andrej Babiš, esa materia prima tan estratégica tiene que estar en manos checas.

            Al parecer, el Estado Checo encontró la forma de tener el control de la explotación del litio en su territorio; en eso usará al Grupo ČEZ, el cual le prestaría a EMH (“European Metals Holdings), 2 millones d eeuros (51 millones de coronas), con el cual ambas empresas entablarían una cooperación de interés mutuo. ČEZ deberá analizar hasta fin de año si, en realidad, vale la pena explotar en litio en el yacomiento de Cínovec en las Montañas Krušné.

            Si hace dos años el gigante energético checo no mostraba interés en ese proyecto, las cosas cambiaron en junio, cuando EMH publicó un nuevo plan empresarial gracias al cual incrementó el nivel de rentabilidad de todo. Y esto ya le interesó a ČEZ. “Necesitábamos a un socio, mejor si es con participación estatal, pero hacer más viable el proyecto. ČEZ, es, desde ese punto de vista, el aliado ideal”, expresa Richard Pavlík, gerente de EMH.

            Aseguro que hubo otros interesados, como los productores de baterías. Sólo que por razones políticos nacionales, las cosas muestran que lo mejor es tener un socio semiestatal. No olvidemos que el tema de la explotación del litio cobró tintes políticos en el 2017, antes de las elecciones generales. Los comunistas e incluso el actual primer ministro, Andrej Babiš, criticaron el contrato que había conseguido EMH.