Inicio Sanidad El COVID-19

El COVID-19

559
0

Praga (CE) – COVID-19, anteriormente llamado 2019-nCoV, se identificó en China a fines de 2019 y es una nueva cepa de coronavirus que no se conocía previamente en humanos. Los coronavirus son virus que circulan entre los animales, pero también se sabe que algunos de ellos afectan a los humanos. Después de que hayan infectado a los humanos, la transmisión puede continuar entre humanos. Se sabe que una amplia gama de animales es la fuente de los coronavirus. Por ejemplo, el coronavirus del síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS-CoV) se originó en camellos y el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) se originó en gatos de civeta.

¿Cómo se propaga?

Mientras que los animales son la fuente del virus, COVID-19 ahora se está propagando de una persona a otra (transmisión de persona a persona). Actualmente no hay suficiente información epidemiológica para determinar qué tan fácil y sostenible se está propagando este virus entre las personas. Parece transmitirse principalmente a través de gotitas respiratorias que las personas estornudan, tosen o exhalan. El período de incubación de COVID-19 (es decir, el tiempo entre la exposición al virus y el inicio de los síntomas) se estima actualmente en cinco a seis días, que van hasta 14 días.

            Si bien se sabe que el virus puede transmitirse cuando una persona infectada tiene síntomas, todavía existen dudas sobre si los casos leves o asintomáticos pueden transmitir el virus. Si las personas con COVID-19 se prueban y diagnostican de manera oportuna y se aplican medidas rigurosas de control de infecciones, la probabilidad de transmisión sostenida de persona a persona en entornos comunitarios en la UE es baja. La implementación sistemática de medidas de prevención y control de infecciones fue efectiva en el control de SARS-CoV y MERS-CoV.

¿Cuáles son los síntomas de COVID-19?

Por lo que sabemos hasta ahora, el virus puede causar síntomas leves parecidos a la gripe, como: fiebre, tos, respiración dificultosa, dolor en los músculos y cansancio.

            Los casos más graves desarrollan neumonía grave, síndrome de dificultad respiratoria aguda, sepsis y shock séptico que pueden conducir a la muerte del paciente. Las personas con afecciones crónicas existentes parecen ser más vulnerables a enfermedades graves. No existe un tratamiento específico para esta enfermedad, por lo que el enfoque utilizado para tratar a los pacientes con infecciones relacionadas con el coronavirus es tratar los síntomas clínicos (por ejemplo, fiebre). La atención de apoyo (por ejemplo, terapia de apoyo y monitoreo, terapia de oxígeno, manejo de líquidos y antivirales) puede ser altamente efectiva para las personas infectadas.

            Por otro lado, actualmente no hay vacunas contra los coronavirus, incluido COVID-19. Es por eso que es muy importante prevenir la infección o contener la propagación adicional después de una infección.