Inicio Noticias El Estado dispone reservar camas en hospitales para la gente mayor

El Estado dispone reservar camas en hospitales para la gente mayor

480
0
El ministerio checo de Salud ha dispuesto que en cuatro de sus grandes hospitales haya camas exclusivas para la gente mayor infectada por el covid-19

Praga – El ministerio checo de Salud ha dispuesto que en cuatro de sus grandes hospitales haya camas exclusivas para la gente mayor infectada por el covid-19. En total serán 329 camas que estarán en los hospitales de: “Na Bulovce” y “Na Františku” en Praga, así como en “Lazñe Toušeň” en la Autonomía de Bohemia Central y en el Hospital Militar de Těchonín en la Autonomía de Pardubice. Informó el ministro de Salud, Adam Vojtěch.

            Esas camas quedarán reservadas para la gente mayor que de positivo en las pruebas por el coronavirus y que presentan una sintomatología leve. Roman Prymula, viceministro de Salud, epidemiólogo y jefe del Consejo Central de Crisis dijo a la agencia de prensa ČTK que las primeras camas estarán a la disposición en los dos primeros hospitales mencionados. En una semana se habilitarán las camas en el Hospital Militar de Těchonín.

            Ese hospital militar es el “Centro para la Protección Biológica”, que sirve a los militares para garantizar una protección ante las armas biológicas que se puedan usar contra de la Rep. Checa. Está pensado como sitio de cuarentena y cura de los que sean portadores de infecciones peligrosas. Prymula destacó que en esa instalación habrá camas para una cuarentena regular y no se trata de atención intensiva.

La infección en los sitios con las personas más vulnerables

La infección del coronavirus llegó ya al sitio donde están los más débiles: las residencias para ancianos. Y llegó aunque hay prohibición de visitarlos. También llegó a las instalaciones donde pasa la gente hospitalizados por largo tiempo. La prensa checa indica que la situación es muy seria en el Hospital Thomayer de Praga, en donde el virus ha infectado a al menos 13 pacientes en el departamento de Atención Posterior.

            Uno de los contagiados, un hombre de 75 años, murió el miércoles. Y el jueves murieron dos mujeres más, de un hospicio de Praga-Michle. Las cosas no paran ahí ya que problemas similares de contagio vienen de instalaciones similares no sólo en la capital checa. El ministerio de Salud afirma que no debemos caer en pánicos y asegura que no veremos cuadros dramáticos como en Italia o en España, donde la guadaña del covid-19 cayó sobre los asilos para ancianos.

            Por un control ordenado por el ministerio de Salud, al parecer la infección en el Hospital de Thomayer fue llevada por una de las enfermeras. El ministerio indica que tiene todo bajo control.

Los ancianatos no están preparados para atender a los infectados

Desde los ancianatos, de las casas de residencia y atención de la gente mayor de edad, alertan: si van a tener que atender a los contagiados con sintomatología leve, como se los ordenó el ministerio de Salud, la infección seguirá esparciéndose, entre otras cosas por que el personal no tiene el entrenamiento necesario. Los servicios sociales se quejan por que poseen muy limitadas cantidades de los implementos de protección. En lo que ha llegado desde el exterior, aún no les llega nada, ya que tienen preferencia el personal sanitario.

            “Si llegamos a tener al personal lo suficientemente equipado, con la cantidad suficiente de implementos de protección, entonces, éste no tiene la formación para poder vestirse correctamente, cómo desvestirse ni cómo hacer las manipulaciones de manera segura. Ni siquiera tenemos a un médico presente aquí, alquien se asuma la responsabilidad por las medidas de cuarentena que se impongan”, aclaró Robert Huneš, jefe de la “Asociación de Proveedores de la Atención Paliativa en los Hospicios”.

            La amenaza es muy grande: no sólo que la infección proliferará rápidamente, sino que colapsará el servicio de los hospicios. Según un sondeo de la “Asociación de Proveedores de Servicios Sociales (APPS por sus siglas en checo), el 90 por ciento de los que ofrecen servicios sociales no tiene el tipo de respirador (mascarilla) FFP3, el de mayor seguridad, pensado para poder enfrentar grandes cargas de covid-19, ni tienen ropas de protección. Una parte ni siquiera tiene las mascarillas de menor nivel de protección.