Inicio Sanidad Empezó en Praga la campaña de desratización

Empezó en Praga la campaña de desratización

500
0

Praga (Televisión Checa) – A partir de hoy, miércoles 3 de abril empieza en Praga la desratización nacional, se trata de una operación que se repite cada año en contra de esos roedores miomorfos; algo que a la capital checa le costará 3,7 millones de CZK. La desratización durará hasta fines de octubre y según los cálculos de los especialistas de la Empresa Praguense de Acueductos y Canalización en Praga viven varios millones de esos animales. Se calcula que por cada habitante praguense hay entre 4 a 5 ratas.

            La obligación de exterminar a esos roedores lo da la Ley de Protección de la Salud Pública y gracias a la desratización la cantidad de ratas se mantiene a un nivel aceptable. Son unos animales que se multiplican rápidamente, al año un par puede tener hasta 70 ratitas. Además de vivir en la canalización, las ratas también habitan en las zonas cercanas a los desperdicios, los tachos de basuras y las áreas sin mantenimiento, a donde, además, la gente tira basura. Son animales que también se mudan y migran, por lo que los exterminadores deben colocar las trampas y los venenos en áreas más grandes. Todas las áreas donde haya algo de la desratización tendrán un cartel de alerta.

            El año pasado, la Empresa Praguense de Acueductos y Canalización colocó alrededor de 13 500 trampas o cebos, que contenían pedazos de pan, maíz, chocolate, grasa más un preparado para descoagular la sangre. Las ratas no son capaces de vomitar el veneno y después de ingerirlo toma entre cinco a siete días para que mueran. Los cuerpos serán luego llevados por la propia canalización y filtrados en las zonas donde se tratan las aguas residuales.

Se matan a las ratas de alcantarilla, no a las “primas”

Hay que explicar que la orden de exterminación es para la rata de alcantarilla, es decir la “rattus norvegicus” que no debe ser confundida con su pariente la “rattus rattus” o rata negra. La segunda es más pequeña, su color suele ser más oscuro, cercano al negro, mientras que la rata de alcantarilla es más grande y de cris a café.

            Pero, hay que alertar que la “rattus rattus” es una especie valiosa, poco vista y a diferencia del pariente grande, no le agrada el agua, meterse en ella o nadar. No le gusta la humedad ni la suciedad excesiva, por lo que suele pasar más entre frutas o cereales, con lo cual no es un roedor de las ciudades.  Una “rattus rattus” mide entre 16 a 24 centímetros y pesa hasta 215 gramos, la rata de alcantarilla puede llegar a pesar hasta medio kilo. Una diferencia que se distingue con facilidad está en las orejas, la pariente limpia las tiene bastante grandes en proporción de la cabeza, también tiene los ojos más grandes y tiene una cola más larga que la rata de alcantarilla.