Inicio Noticias ¡Escándalo! Prymula en restaurante, a la media noche y sin mascarilla

¡Escándalo! Prymula en restaurante, a la media noche y sin mascarilla

148
0
Blesk ministro Prymula sale de restaurante
La imagen de la noticia en la versión electrónica del diario checo "Blesk": "Prymula en un restaurante hasta la media noche"

Praga (blesk.sk) – Es de escándalo, el diario amarillista “Blesk” ha obtenido la historia de la semana, escribe: “Vyšehrad a media hora para la media noche, está medio oscuro y es jueves. El hombre que tiene que derrotar la pandemia sale de un restaurante. ¡Un restaurante que, por sus propias órdenes, debe de estar cerrado! El ministro de Salud, Roman Prymula (56, independiente por ANO 2011), le predica a los checos sobre agua, pero él mismo bebe vino!”.

Añade el diario que el ministro no se cansa de decir en las redes sociales: “Yo les pido: ¡quédense en casa!”. En mensaje especiales a la Nación apela ante todos los habitantes del país a que acepten las medidas. A que cooperen por que sólo actuando juntos podremos derrotar a la covid-19. E incluso piden que lo ayudemos en su trabajo. Y llega a retar a todos quienes desean irrespetar sus medidas, pone sobre la mesa la cantidad de miles de nuevos contagiados, el posible horrible colapso del Sistema Sanitario, el temor de tener que imponer un cierre total a la sociedad. El Gobierno pide: vaya a trabajar, compre lo que necesite y regrese rápido a su casa.

La burla del ministro

“Un par de horas de decir todo eso, Prymula sencillamente se burla de cabo a rabo de todas esas normas que otros respetan disciplinadamente. Protegido por la oscuridad sale de un restaurante no muy visible, en Praga. Sale de un sitio que, según sus propias órdenes, debió cerrar y tener todo apagado desde hace varias horas. Las puertas debieron estar cerradas”, escribe “Blesk”.

Añade que según su información, el ministro de Salud llegó al lujoso restaurante “Rio´s”. Llegó antes de las 22 horas. Luego de que saliera Prymula, salieron del establecimiento varias personas más, muy bien entonadas. Evidentemente a nadie le importaba que en ese momento ese sitio no se debía atender, que ni siquiera se podía vender comida para llevar. El ministro salió alrededor de la media noche, revisa su billetera y se la mete en el bolsillo del pantalón. ¡Ah! No tiene la mascarilla y enfila al auto oficial que lo espera. Por cierto, todo está fotografiado…

“Ni siquiera se cubre la boca y nariz cuando su conductor, muy educado, le abre la puerta y sí tiene puesta la mascarilla. Otra violación de una orden gubernamental. Y el ministros insiste en no ponerse la mascarilla ni dentro del coche, a pesar de que existe la disposición para que la use, ya que en el auto no va con un miembro familiar”, escribe el diario, que ayer u hoy por la madrugada tuvo otra perlita: en el mismo “Rio´s” estaba el número dos del gubernamental movimiento ANO 2011: Jaroslav Prymula (58).

Faltýnek salió aún más tarde, a las 00:30. Tomó su auto y se fue… para volver enseguida, entrar del nuevo al restaurante y salir con el dueño del local, Raimund Špunda (69). Ambos hablan y están separados por poca distancia, sin mascarillas. Pero, esto ya no nos debe sorprender. “Blesk” resalta sobre el restaurante “Rio´s”, que está dentro del área histórica de Praga Vysehrad, esta al lado de la Basílica de San Pedro y San Pablo. El sitio dónde está lo vuelve uno de los negocios más atractivos de la capital checa. Es famoso por sus carnes, pescados frescos y la mejor oferta de vinos.

No es un sitio barato. Una entrada sale por más de 10 euros, una comida con acompañante hasta 30 euros. Es gracioso constatar que el propio dueño, Špunda, pone en la página web del restaurante: “Lastimosamente el restaurante esta nuevamente cerrado, por las órdenes del Gobierno. Sin embargo, una vez más hemos abierto el servicio de atención por ventanilla. Al menos. Dese una pasadita por aquí cuando recorra Vyšehrad”.

El primer ministro le pide la renuncia, o lo saca

Todo esto ha molestado al primer ministro, Andrej Babiš (ANO 2011), quien este viernes le pidió a su ministro de Salur, Roman Prymula, que renuncie al cargo. Si no lo hace, él mismo lo cancelará. Todo por la falla que cometió al reunirse en un restaurante y que todo haya quedado evidenciado por el diario más leído del país. Esa falla no tiene disculpa, aseguró el jefe del Gobierno.

Por su parte el 1er viceprimer ministro checo y ministro del Interior, Jan Hamáček (ČSSD), ese error hace que pierda la confianza de todos lo que afecta seriamente al respeto que se le debe tener a las disposiciones que gira el Gobierno en la lucha contra la covid-19. Incluso la oposición se suma al llamado para que el ministro renuncie.

Blesk del 23/10/2020
La portada del diario “Blesk” de este viernes 23 / 10 / 2020. A la derecha, no como noticia más destaca, la imagen del ministro de Salud saliendo casi a la media noche de un restaurante. Sin mascarilla

Y el propio Prymula le dijo al semanario “Respekt” que no tiene problema con renunciar, si es lo que la ciudadanía desea. Explicó que al restaurante no fue por comer, sino por una reunión urgente. Admite que erró al no usar la mascarilla cuando entró al coche oficial. Pero, al final de cuentas, subraya, no piensa que haya sido un error tan grande.

¿Quién lo reemplazará?

Quiere decir que el premier Babiš tiene un nuevo problema y nada pequeño: tener que elegir, rápidamente, a alguien que reemplace a Prymula. El servidor E15 al respecto escribe: “Encontrar a un nuevo ministro de Salud no es cosa pequeña. Aunque las opciones no sean pocas. Puede elegir al experto que también sea un buen administrador no sólo en el mundo académico, sino también entre los jefes de los grandes hospitales facultativos”.

Así, un “ministeriable” puede ser Miloslav Ludvík, director del Hospital de Praga Motol. Si bien es de profesión economista, tiene varios años con un excelente manejo y administración del hospital más grande del país. Intentó en las pasadas elecciones parciales al Senado luchar por un mandato, en una candidatura conjunta entre el ČSSD y ANO 2011. Él es socialdemócrata, aunque es también cercano a los anistas, en principal al primer ministro Babiš. Además, ya se había rumorado la posibilidad de que sea ministro, aunque él ha rechazado las ofertas. Las fuentes de E15 resaltan que de aceptar ir como ministro, podrá poner la condición y garantía de regresar a dirigir Motol.

Otra opción está dentro del mismo ministerio de Salud; Aleksi Šedo, quien es viceprimer ministro, bioquímico, ex decano de la I Facultad de Medicina de la Universidad Carolina de Praga (la de mayor presgitio). Incluso puede pensar en el director del Hospital General Facultativo de Praga, David Feltl. Quien, al parecer, ya recibió la oferta pero la rechazó. Como sea, Babiš tendrá incluso que tener en cuenta la opinión del presidente Zeman. Quien podría complicar el proceso de cambio de ministro; algo que si bien la Constitución no lo faculta, en la práctica el presidente lo ha hecho, más con el actual Gobierno.

Es decir que Zeman incluso podría llegar a rechazar el pedido oficial del premier de separar a Prymula del cargo, así como la renuncia del mismo ministro. Por lo que dependerá del elegido para el reemplazo y su capacidad de entrar a trabajar en un momento tan difícil.