Inicio Efemérides Hace 70 años el comunismo le dio un duro golpe a la...

Hace 70 años el comunismo le dio un duro golpe a la Iglesia

560
0
Cristo cucrificado
Cristo Crucificado en el Puente de Carlos

Praga (Ceské noviny) – Hace 70 años, el entonces régimen en la Checoslovaquia comunista llevó a cabo la operación “Akce K”, que se enfocó en liquidar las congregaciones y órdenes eclesiásticas. La noche del 13 al 14 de abril de 1950 las unidades policiales comunistas apoyadas por las Milicias Populares rodearon los monasterios de las órdenes religiosas masculinas más numerosas.

            Los sacaron a la fuerza y los metieron en vehículos preparados, luego los repartieron por varios cambios de internación. Hubo otra ola de arrestos, la noche del 27 al 28 del mismo mes e incluso se realizó una tercera fase, ahora enfocada en las órdenes femeninas, esto ocurrió durante el otoño de 1950. Todo por considerar que organizaban actividades en contra del Estado Comunista.

Todo empezó con el “Golpe de febrero del 48”

Hay que recordar que en febrero del año 1948 los comunistas checoslovacos llegan al poder, al Gobierno tras unas elecciones en un acto que se conoce ahora como “el golpe del 48”. Los comunistas intentaron controlar todos los aspectos importantes de la sociedad y su principal enemigo fue la Iglesia, en especial la Católico Romana, por ser la más masiva y por ser parte de un contexto internacional más amplio, incluso con autoridad diplomática en el Vaticano.

            Los comunistas no dudaron en desatar una propaganda anticlerical, a amenazar a los religiosos e incluso a detenerlos. Llegaron incluso a interferir en la estructura eclesiástica, desde adentro, gracias a la colaboración de algunos sacerdotes que tuvieron la voluntad de cooperar con los comunistas. Hay que indicar que según un acuerdo bilateral, del año 1928, Checoslovaquia garantizaba al Vaticano la libertad de las actividades eclesiásticas y, la Santa Sede daba a Praga sus propuestas para los arzobispos y obispos.

            Después del año 1945, se estatizaron las escuelas eclesiásticas y el Estado tomó los terrenos agrícolas del clero. Aún así, el acuerdo con el Vaticano siguió vigente. Las nuevas leyes aprobadas en 1949 no tocaron la importante de la participación de la Iglesia Católica. Las congregaciones y órdenes religiosas conservaron cierto grado de autonomía. Las órdenes mantuvieron los contactos con los monasterios y conventos en el extranjero, gracias a lo cual se filtraban las informaciones sobre las violaciones de los Derechos Humanos.

.. esta es la marca del sitio por donde fue lanzado al Moldava el sacerdote Jan Nepomucký, por no quere revelar un secreto, dado en confesión, al soberano. En el Puente de Carlos

Nadie debe enterarse de las violaciones

Y esto es algo que no se podía alterar y los comunistas analizaron cómo detener esa filtración; crearon el plan que llamaron “Akce K”, que buscaba liquidar la mayoría de los monasterios masculinos y en concentrar a los religiosos en lugares centralizados. La propuesta para esa liquidación la aprobó el Partido Comunista de Checoslovaquia el 30 de enero de 1950. El delito: espionaje, esconder armas e incitar al Golpe de Estado.

            La operación se preparó en cooperación con el ministerio del Interior, que la manejó como una operación militar. En la noche, las unidades de la “Seguridad del Estado” (StB) más unidades del Cuerpo de la Seguridad Nacional y de las Milicias Populares se tomaron los monasteriores. Les anunciaron que, por decreto (el cual no existía), sus edificios quedaban nacionalizados. Los religiosos fueron enviados a los vehículos de transporte y a los novicios se les permitió partir.

“Akce K” en cifras

Según la Conferencia Obispal Checa la operación “Akce K” afectó a 247 monasterios masculinos y a 670 conventos, afectando a 2 528 religiosos y 1 200 religiosas. La StB los reubicó en conventos en: Broumov, Bohosudov, Hejnice, Králíky, Osek y en Želiva. Los conventos desocupados fueron tomados, en su mayoría, por el Ejército. Los religiosos, de ambos sexos, fueron liberados gradualmente. Los jóvenes pasaron a realizar el servicio militar, los mayores marcharon a ser atendido por sus parientes o por “Charitas Checa”.

            Los religiosos “progresistas” pasaron al modelo de formación de la Estructura Religiosa. El resto y sin importar a qué orden o congregación pertenecían, fueron reubicados de tal forma que quede interferida su lazo con el superior. Muchos terminaron tras las rejas, transformándose en mano de obra barata y esclavizada. Por lo general para el mundo agrícola. En noviembre de 1989 la Revolución de Terciopelo derrumbó al comunismo checoslovaco. A esa fecha, hubo 3 500 religiosos y menos de 1 000 religiosas.