Inicio Destacados Horáková, símbolo de Libertad y Democracia

Horáková, símbolo de Libertad y Democracia

303
0
Milada Horáková pancarta

Praga (Ceské noviny) – Hoy, sábado 27 de junio se recuerda un triste aniversario más de la ejecución en la Cárcel de Praga Pankrác, de la abogada Milada Horáková. Sentenciada a la pena capital en un teatro de proceso judicial construido por el entonces sistema comunista. La diputada nacional socialista, luchadora por los derechos de las mujeres fue ahorcada por su supuesto espionaje y traición a la Patria. Fue la única mujer ajusticiada en un proceso político en la década de los años 50 del Siglo pasado. Y se convirtió en símbolo de Libertad y Democracia.

“Tengo mi conciencia tranquila”

Tumba Milada Horáková
La tumba de Milada Horáková en
el Cementerio de Vyšehrad, Praga

Por ese motivo se realizan diferentes actividades para recordarla. Como la enorme pancarta que han puesto en sus fachadas varias alcaldías capitalinas; como la de Praga 2 (foto). En el Senado, por otro lado, se hizo el jueves la presentación oficial del libro “Tengo tranquila mi conciencia”, del historiador Jan Synek, del “Instituto para el Estudio de los Regímenes Totalitarios” (ÚSTR). Explica que a los comunistas les molestaba las actividades de Horáková, su decisión por combatir por sus ideales, sus convencimientos morales, su decisión de enfrentarlos por que creía en la Libertad y en la Democracia.

            El libro busca mostrarnos a Horáková no sólo después del llamado “golpe comunista”. Es decir cuando ganaron las elecciones generales de febrero de 1948. Nos la muestra incluso antes. El título del libro recoje una de las frases que Horáková escribió en su última carta, antes de ser colgada. Synek destaca la decisión y entereza de Milada Horáková, pues puso en riesgo hasta su vida, enfrentando al recién llegado régimen comunista, de manera consciente y decidida. “Dejó este mundo cumpliendo su misión, por lo que podía partir con su conciencia tranquila y en paz. Estuvo guiada por sus convencimientos morales y democráticos”, añadió Synek.

Horáková incomodó hasta a los nazis

Zdeñek Hazdra, director ÚSTR, destacó que, en realidad, Horáková fue incómoda incluso para los nazis. Principalmente por que siempre se identificaba con el legado del primer presidente checoslovaco, Tomáš Garrigue Masaryk. Y por que nunca aceptó la idea de poder perder la Libertad y la Democracia en la Checoslovaquia en la que vivía.

            La vicepresidenta del Senado, Miluše Horská (del bloque KDU-ČSL), ve muy mal que quienes tengan una conciencia tranquila, aún, sean quienes la asesinaron; es decir los comunistas. Horáková fue una mujer de principios, democráticas y honrada. Alquien así se condecora, no se mata. “Cayó sobre ella el puño obrero y se convirtió en la señal de miedo para todos los que se oponían al régimen totalitario. Incluso hoy hay entre los actuales comunistas, gente del tipo Vojtěch Filip o Marta Semelová, para quienes el proceso con Horáková estuvo bien y que nadie la forzó a que admitiera la culpa.

www.enpraga.com