Inicio Noticias Klaus critica el Plan de Crisis de Bruselas

Klaus critica el Plan de Crisis de Bruselas

165
0
Václav Klaus
Dos veces presidente checo, varias veces primer ministro, líder en su momento de la derecha checa, cofundador del partido ODS y euroescéptico... Václav Klaus

Praga (lidovky.cz) – El expresidente checo, Václav Klaus y su Instituto exhortaron al Gobierno que no permitan la aprobación del plan de la Comisión Europea para repartir los recursos dentro del proyecto para resolver los estragos económico-sociales que deja la pandemia de la covid-19. Klaus estima que el motivo real del plan es entrar a una nueva fase de centralización de la Unión Europea y a reforzar la Unión en lo político. La Comisión desea repartir entre los miembros 750 millardos de euros para recuperación. Dinero que Bruselas prestará en los mercados financieros, es decir deuda a largo plazo. A la Rep. Checa le tocarían, de ese paquete, casi 20 millardos de euros (como 550 millardos de coronas).

            “Todo el plan es un llamado a que se abandone la racionalidad económica. Es un paso que significa el renunciar a cumplir cualquier tipo de criterio económico que sea comprensible. Tiene que ser el medio hacia la nueva fase de centralización de la UE. Hacia la financiación de objetivos discutibles y, no en último lugar, para reforzar la unión política”, escribe Klaus, acompañado por sus colaboradores. El expresidente estima que el cumplir ese plan nos acercará más a la creación del “Super Estado Europeo”.

            “El plan opera con cantidades gigantescas, pero, no aporta ninguna fuente financiera que sea suficiente. Se trata sólo del trasiego de nuestro dinero. No al estilo Plan Marshall, que trajo dinero desde afuera”, explica. Lo cierto es que ese plan lo que provocará es un endeudamiento masivo para las próximas décadas: “Y, además, es seguro que ese dinero que tomaremos en préstamo no llevarán a la prosperidad de los países de la UE ni a la reactivación de las economías afectadas por la epidemia y las restricciones”.

            Los autores indican estar convencidos de que la inyección financiera comunitaria lo que hará “es afianzar las estructuras no efectivas, desacelerará los procesos naturales de depuración en la economía y deformará la alocación racional de recursos orientándolos a los proyectos burocratizados e ideológicos”. Destacan que Bruselas lo que desea es trasladas dinero a los países del Sur de Europa. Los que se estancan, para contribuir a que puedan mantenerse dentro de la UE.

            “A nosotros no nos debe interesar sólo lo del dinero, más o menos, para la Rep. Checa. Sino sobre el daño general, económico y político, del proyecto. Por lo que le pedimos al Gobierno que vote en contra de la aprobación del proyecto. Que en el Consejo de Europa no permita que sea aprobado”. No olvidemos que hasta el primer ministro, Andrej Babiš (ANO 2011), criticó elplan; ya desde el pasado jueves. El premier rechaza, por ejemplo, que dentro de la ecuación que determinará el acceso a los recursos se considera el grado de desempleo.

            Por que dentro de la Unión hay y habrá países que podrán mantener un bajo perfil del paro y enfrentar la crisis. Y no por ello debería ser sancionados. Según el ministro de Asuntos Exteriores, Tomáš Petříček (ČSSD), la Rep. Checa debería alcanzar un compromiso constructivo.