Inicio Covid 19 La sociedad está dividida por el coronavirus

La sociedad está dividida por el coronavirus

86
0
Praga desde ventana

Praga (irozhlas.cz) – El servidor “irozhlas.cz” cita un analisis sociológico que encuentra que la epidemia de la covid-19 ha dividido la sociedad checa en cinco grupos: los angustiados, los que respetan, los que arriesgan, los que menosprecian y los que sabotean. Daniek Prokop, autor del estudio declara: “Son una cantidad mínima los saboteadores, quienes están totalmente en contra de las medidas ni usan las mascarillas. El problema está principalmente en los segmentos que menosprecian la epidemia y los que, aunque no la menosprecian, tienen un comportamiento de mucho riesgo”.

Prokop realizó el estudio: “La vida durante la Pandemia”, un análisis continua en el que participan repetidamente entre 2 200 a 2 500 personas. Los resultados de esta nota corresponde a la encuesta hecha entre el 26 y 27 de octubre, es decir antes de que arreciara la actual II ola, pero después de cerradas las escuelas y restaurantes. No contiene el período desde que está el toque de queda. Pra más detalles visite: https://zivotbehempandemie.cz/destabilizace-prace.

Para algunos, las medidas dictadas por el Gobierno de lucha contra la covid-19 producen incomodidades, para otros representan una directa amenaza a sus estilos actuales de vista y a sus posiciones o lugar en la sociedad. Esto es lo que determina sus niveles de voluntad o no de respetar las disposiciones. Los sociólogos preguntaron si se está de acuerdo con los pasos dados por el Gobierno. “La mitad respondió que deseaba medidas aún más duras. Una mirada más detalla mostró que quienes piden eso son los que aún no se han afectado por el impacto económico de las medidas”, indica el informe. Un 50 por ciento pide medidas más duras. 21,2 por ciento estima que deberían seguir las que ya existen. Otro 19,2 por ciento desearía medidas, pero no tan duras como a fin de octubre. Un 9,5 por ciento no supo qué responde.r

Los 5 grupos según sus motivaciones

Prokop explica que para poder entender mejor las motivaciones de las personas, en aceptar o no las medidas, se armaron cinco grupos, según limitan sus contactos con otros, según la cantidad de medidas de protección que respetan, en cuánto valoran la expansión de la epidemia, cuán grande es su temor y qué posición asumen hacia las medidas.

“Las posturas y comportamiento de las personas no son constantes. Los que durante la primavera se protegieron y limitaron los contactos, ya no lo hacen ahora en el otoño. Los grupos se están diferenciando cada vez más entre ellos, según cambia la información que reciben y empeoran las condiciones económicas en una parte de la sociedad”, añade Prokop. Así, los grupos son:

a) Los saboteadores; el 5 por ciento de la población. Están en contra de las medidas y las boicotean de manera activa. No usan las mascarillas o asumen la menor cantidad de medidas de protección personal.

b) Los que menosprecian el riesgo, el 11 por ciento. No tienen un comportamiento responsable. Tienen muchos contactos y se protegen poco, debido a que menosprecian el alcance o magnitud de la epidemia y su dinámica.

c) Los que corren riesgos, el 12 por ciento. Tienen muchos contactos y se protegen poco pese a que son conscientes del alcance de la epidemia. En parte es su elección, su voluntad, aunque en parte también viene por las condiciones. Por ejemplo, no tienen la posibilidad de trabajar desde casa.

d) Los respetuosos, el 59 por ciento. Se comportan de manera responsable. Es decir que limitan el número de sus contactos y se protegen lo más que pueden.

e) Los angustiados, el 12 por ciento de la población. Son aquellos que temen mucho y prefieren aislarse.

La mayoría de las personas respeta las medidas dictadas por el Gobierno. Creen que ayudará a controlar la epidemia y no las ven como un lastre fuerte. El grupo de los que respetan y de los angustiados, juntos, conforman más de las dos terceras partes de la población. Y en la segunda mitad de octubre aumentó muy ligeramente. Es evidente que entre los que corren riesgos, los que menosprecian la epidemia y los saboteadores las medidas sí representan muchas complicaciones y, al mismo tiempo, son los que más duda sobre su efectividad.

Por cada una de las medidas, para los encuestados, la que es de mayor peso es el cierre del 1er nivel de la educación básica. Una cantidad igual de respuesta, sorpresivamente, considera como un lastre muy grande esa idea de tener que registrarse al ingresar a un restaurante. Algo que se pensó aplicar aquí, pero se desechó. Pero sí lo usan los alemanes desde la primavera. La medida menos problemática es el apagar la red wi-fi en algunos sitios públicos, así como el cierre de los restaurantes después de las ocho de la noche.