Inicio Economía OCDE: América Latina y el Caribe a la vanguardia de las nuevas...

OCDE: América Latina y el Caribe a la vanguardia de las nuevas formas de cooperación internacional

345
0
la carátula de la última Previsión Económica de la OCDE sobre América Latina y el Carbie 2019

Buenos Aires – La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), presentó el Buenos Aires su informe “Perspectivas Económicas de América Latina 2019”, donde se destaca que “América Latina y el Caribe a la vanguardia de las nuevas formas de cooperación internacional”. Una cooperación que necesita un nuevo comienzo para abordar los desafíos económicos, sociales y ambientales generalizados y otras trampas que impiden el desarrollo. “Implica más colaboración multilateral, no menos, y un anclaje firme en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. América Latina y el Caribe (ALC) deben estar a la vanguardia para repensar la cooperación internacional, de acuerdo con la Perspectiva Económica de América Latina (LEO) 2019”.

            El informe se presentó en la capital argentina en el marco de la “Segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas. sobre Cooperación Sur-Sur”. A juzgar por las estadísticas del PIB, el progreso de ALC desde los años 90 es innegable: el ingreso per cápita de la región aumentó alrededor del 50 por ciento. La mayoría de los países han pasado de tener ingresos bajos y ahora son economías de ingresos medios altos. Algunos incluso se han mudado de ingresos medios a altos, incluyendo Argentina, Chile, Panamá, Trinidad y Tobago y Uruguay, mientras que otros como Costa Rica o México deberían hacerlo en los próximos años.

            El informe destaca: “Sin embargo, el ingreso nacional más alto en los países de América Latina, desafortunadamente, no se ha traducido automáticamente en niveles más altos de bienestar para todos. Además, las disparidades de bienestar en un nivel dado de ingreso per cápita entre países siguen siendo importantes en la región. Problemas como el impacto desproporcionado del cambio climático, las desigualdades y otras vulnerabilidades aún persisten o aumentan en la región”. Así lo aseguró Neven Mimica, Comisionado Europeo.

imagen del informe de la OCDE

            El informe clasifica esos desafíos como cuatro nuevas trampas de desarrollo interrelacionadas en el contexto actual de la región de LAC:

1. Vulnerabilidad social: el 40% de la población de ALC está actualmente en riesgo de volver a caer en la pobreza. Esta “clase media vulnerable” está atrapada en un círculo vicioso de empleos de baja calidad, habilidades deficientes e ingresos volátiles.

2. Baja productividad laboral: la producción por trabajador se ha mantenido estancada en el 40% de la de la Unión Europea durante los últimos 30 años.

3. Baja confianza en las instituciones: el 64% de los latinoamericanos no confían en su propio gobierno, más de 1/3 no están satisfechos con la educación disponible en su país y más de 1/2 no están contentos con la atención médica que reciben. recibir.

4. Amenazas ambientales: ALC, que posee el 40% de la biodiversidad del planeta y tiene una de las huellas ecológicas más bajas del mundo, soporta lo peor de la inacción global colectiva. La exposición del Caribe a crecientes desastres naturales es un claro ejemplo.

imagen del informe de la OCDE

            “Escapar de esas cuatro trampas exige reformas vigorosas. Se necesitan capacidades públicas más sólidas y un diálogo público-privado para identificar prioridades políticas y coordinar a través de los ministerios mediante la adopción e implementación de una nueva generación de planes nacionales de desarrollo”, dijo Alicia Barcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL. Estos planes deben colocar el bienestar de los ciudadanos, y no solo el crecimiento del PIB, en el centro de las estrategias de desarrollo. Deben alinear los objetivos con los objetivos de desarrollo sostenible en todo el espectro de políticas y vincular las perspectivas a corto y largo plazo, especialmente para favorecer las transiciones a un uso más sostenible de los recursos y vías de desarrollo con bajas emisiones de carbono.

Dada la fuerte exposición de la región a las tendencias económicas y tecnológicas mundiales, superar las trampas también requiere nuevas asociaciones internacionales más inteligentes, más allá de la asistencia técnica y financiera tradicional, que se ha convertido en un recurso marginal en comparación con los ingresos fiscales.