Inicio Noticias Paseos de verano por el país: El Castillo de Troský, un sitio...

Paseos de verano por el país: El Castillo de Troský, un sitio bastante misterioso

527
0
La página oficial al Castillo Troský: https://www.hrad-trosky.eu

Praga – De acuerdo con una encuesta de servidor turístico “kudyznudy.cz” (algo así como: a dónde para salir del aburrimiento), el castillo más misterioso del país es el “Castillo Troský” ubicado en la reserva ecológica “El Paraíso Checo. El segundo sitio más mencionado fue el famoso mundo subterráneo de Jihlava y la medalla de bronce fue para otro mundo subterráneo, el de la planta de Rabštejn.

            “Trosky” tiene aún sus dos torres; una de 47 metros de alto llamada “Baba” (Vieja) y la otra de diez metros más alta llamada “Panna” (Virgen). La leyenda indica que el constructor, un tal Ceñek de Vartenberk, edificó el castillo con un sistema secreto de túneles para poder abastecer la construcción sin que nadie se entere ni pueda atacar. El castillo también debe tener túneles de escape. Entre tantos túneles se supone que hay uno, que da al lago, donde está oculto un tesoro, el tesoro de los caballeros Sofa y Svejkar (caballeros, pero ladrones) así como algo del botín de Ota de Bergov quien en 1415 tomó parte del asalto y robo al Convento de Opatovice.

Las catacumbas de Jihlava

         El mundo subterráneo de Jihlava es una serie de catacumbas de como 25 kilómetros que en algunos lugares llegan a estar hasta 13 metros bajo la tierra. Son el segundo más grande complejo de túneles subterráneos del país, el primer puesto lo tiene Znojmo. En Jihlava las paredes de las catacumbas brillan, hay extrañas sombras, un frío espeluznante y apariciones. Se señala que el resplandor es parte del fósforo que se desprende de los huesos de los monjes enterrados un poco más arriba o por la radioactividad que emana de las profundidades.

En las entrañas de Rabštejn se esconde un mundo misterioso

            Los otros túneles los de la Planta de Rabštejn son trabajos de minería en un depósito de arena que fue usado durante la II Guerra Mundial por los alemanes para producir aviones. Los datos indican que entre agosto 1944 y abril 1945 los presos excavaron 17,5 kilómetros cúbicos de cuevas, dicen las actas que en esos trabajos murieron sólo 80 personas.