Inicio Noticias Plaga: “El año escolar no será como lo vimos en febrero”

Plaga: “El año escolar no será como lo vimos en febrero”

98
0

Praga (denik.cz) – Dentro de pocos días empezará un nuevo año lectivo. A las aulas retornarán los estudiantes, los profesores e incluso el sarc-cov-2. Justo por el riesgo real de la presencia del tercero fue que las autoridades de higiene y los diputados aprobaron la semana pasada la enmienda que vuelve obligatoria la clase a distancia. Aunque también un manual de acción para los períodos de emergencia. “El año escolar no será como lo vimos en febrero”, dice el ministro de Educación, Robert Plaga habla sobre el tema.

            El martes 1ero de septiembre empezará el nuevo año lectivo, ¿en qué medida será normal? “Creo firmemente que será relativamente normal, pero… no sé si se puede usar esa palabra cuando hablamos sobre la condición de la pandemia de covid. Frente a la primavera, las condiciones serán más suaves. No será necesario respetar las limitaciones homogéneas y numerosas sobre los estudiantes ni tener un régimen estricto al ingreso de los edificios escolares. Sin embargo y considerando el creciente número de los infectados en Europa cabe el ser cuidadosos. Dicho con pocas palabras, el año escolar no será como lo que hubo antes de marzo pasado”, respondió Plaga al diario “Deník”.

            Luego explica en qué será diferente: “La diferencia fundamental será, algo que posiblemente se convertirá en un estándar permanente, el aumento de las medidas higiénicas. Es decir: lavarse las manos con más frecuencia, ventilar las aulas, usar los desinfectantes. Si alguna parte de la escuela se somete a cuarentena, la educación a distancia pasará a jugar un rol fundamental. Esto será la novedad frente a los años anteriores, aunque no suponemos que habrá un cierre general de las escuelas. Las medidas de cuarentena deberán ser temporales y localizadas”.

            Por las medidas nuevas, quedarán afectas las actividades extraescolares, los círculos de pasatiempos, los centros de cuidados de los menores, etc. Incluso se cancelan las competencias nacionales convocadas y financiadas por el ministerio de Educación.

“En lo que se refiere a las actividades, como la escuela en la naturaleza o los viajes escolares, pues esto no está prohibido, aunque tampoco recomendados. Debemos ser cuidadosos. Ciertamente que un viaje de un día a la naturaleza es algo deseable. Pero ya no lo es uno de varios días, con residencia en espacios cerrados. Esto también se aplica para las actividades deportivas, en donde participan muchas escuelas, cuando hay muchas competencias y se realizan generalmente en estadios. Tomemos en cuenta que el 1ero de septiembre retornan al proceso de clases, intercambiando aulas, casi dos millones de personas, de los cuales 1,7 millones son estudiantes. Por lo que, ciertamente, crece el riesgo de contagio”, responde el ministro.

            El estado de emergencia trajo algo positivo: las clases a distancia. ¿Es posible usarla incluso bajo condiciones normales? Plaga responde: “Ciento por ciento que sí. La información retroactiva que tenemos de los directores muestra que los equipos docentes lograron adaptarse con mucho éxito a la nueva situación. Esta es un claro elemento cara al futuro y que conformó que los pedagogos son capaces de aprender nuevas cosas y empezar a utilizarlas con rapidez”.

Y añade: “Por eso deseamos que la educación a distancia no sea sólo una variante en emergencia, sino como una parte complementaria a la clase presencial. La segunda cosa positiva tiene que ver con el período de emergencia, cuando las escuelas cobraron conciencia de cuan rellenados están sus programas de formación escolar. Casi el 60 por ciento de los directores concordó que los programas marcos de educación no los limitan, sino sus propios programas, los que hacen sus mismas escuelas”.

En el período de la cuarentena general los profesores se concentraron, de manera natural, en las cosas importantes. En ese período se habló mucho de que había cosas en exceso. Durante el verano una serie de escuelas corrigió sus planes de enseñanza de tal forma que lo clave, fundamental de lo que se debe estudiar queda como estándar. Y la tercera cosa, sigue el ministro Plaga, es la mejora en la comunicación entre los padres y la escuela.

En momentos de crisis, los profesores deben verificar las condiciones en las familias, conversar sobre las condiciones del estudio, trabajar de manera individual con los alumnos. Gracias a eso empezó a utilizarse mucho más la calificación formativa en ves de las notas.