Inicio Economía “Posibilidades de inversión foránea en Cuba – Agricultura y Alimentos”

“Posibilidades de inversión foránea en Cuba – Agricultura y Alimentos”

155
0

Praga – Hoy, miércoles 19 de febrero, el ministerio checo de Agricultura ofrece el seminario orientado a las inversiones foráneas en Cuba, específicamente en lo que son alimentos y el sector agrícola. En cooperación con el ministerio de Industria y Comercio así como de la embajada de Cuba en Praga presentarán las oportunidades de inversión en la Mayor de las Antillas.

Cuba, territorio con perspectivas para las exportaciones checas

“Cuba es un territorio con perspectivas para las exportaciones de la Rep. Checa, aunque incluso ofrece posibilidades para las inversiones de las empresas checas en una serie de segmentos. Entre las áreas más importantes para invertir en Cuba están las infraestructuras para el sector turístico, los temas de las materias primas, la extracción del níquel y el petróleo, así como la construcción, el transporte y las comunicaciones”, destaca el ministerio de Agricultura.

            Subraya también que debido a la necesidad de abastecer al sector turístico, aunque también al mercado nacional, existe la necesidad de substituir las importaciones e incrementar la eficiencia y calidad de la producción nacional. También es necesario hacer inversiones en la producción agrícola y en la industria alimentaria.

            Por ello, en el foro está presente Luís Alberto Ortega Soberón, vicepresidente de negocios de la “Corporación Alimentaria S.A.” (Coralsa), quien nos explica los objetivos que presentará a los asistentes al seminario:

            Está también Jorge Tomás Cardoso Segredo, director de exportaciones de la “Corporación Cuba Ron S.A.”, quien también nos explica su presencia en el foro:

¿Cómo invertir en Cuba?

Las inversiones foráneas en Cuba se manejan según la Ley 118/2014 sobre las Inversiones Extranjeras que define las inversiones foráneas en sectores fuera de la seguridad del Estado y la Defensa Nacional, la Educación y la Salud. En esos sectores, las inversiones no son posible. Las inversiones pueden ir desde una sociedad anónima controlada totalmente por el capital foráneo (existen, pero en casos excepcionales), pasando por una empresa del tipo mixto (sociedad anónima donde el 51 por ciento de las acciones estarán en manos cubanas, aunque ya existen también las que el capital foráneo es el mayoritario).

            Se puede también la asociación comercial, donde no se crea una nueva persona jurídica y cada socio preserva su identidad. También existe el modelo “Productive Management Agreement”, donde ingresa el socio extranjero a la dirección de la compañía. En todos los casos, el socio cubano será el Estado a través de alguna de sus empresas o grupos comerciales (como por ejemplo: Cuba Ron, Coralsa, GEIA, etc.).

            La autorización para el funcionamiento de una empresa se obtiene siempre para un período limitada, el cual se puede prolongar o, al final, se puede declarar la liquidación. Más del 50 por ciento de las inversiones foráneas que han llegado a Cuba en los últimos años proceden de los países de la UE. Y España va a la punta, seguida por Francia e Inglaterra. Aún así, entre los años 2015 y 2016 las inversiones comunitarias en Cuba llegaron a sólo 700 millones de euros al año.

(para la información, en checo, sobre el seminario, visite la página del ministerio de Agricultura: http://eagri.cz/public/web/mze/ministerstvo-zemedelstvi/proexportni-okenko/moznosti-zahranicnich-investic-na-kube-1.html)