Inicio Noticias ¿Quién será el nuevo jefe del Senado? STAN y ODS desean ese...

¿Quién será el nuevo jefe del Senado? STAN y ODS desean ese sillón

226
0
El Palacio Valdštejn, sede del Senado Checo, ubicado en la Malá Strana de Praga

Praga (denikN.cz) – ¿Quién será el nuevo jefe del Senado? Aunque de manera oficial empezarán en esta semana las negociaciones para determinar quién suceder a Jaroslav Kubera (ODS), al frente del Senado tras su fallecimiento, las diferentes bancadas senatoriales negocian tras bastidores de manera activa. Así, por ejemplo, la dirección de la KDU-ČSL aprobó una resolución que define que ese puesto debería seguir en manos de los cívico democráticos. Al mismo tiempo, el comunicado expresa su malestar ante las palabras del 1er vicepresidente del Senado, Jiří Růžička, quien al día siguiente de muerto Kubera anunció que quiere sucederlo.

Las negociaciones empezarán este miércoles

Las negociaciones empezarán el miércoles, es decir dos días después del entierro de Kubera. Hasta entonces, ninguno de los bloques ni de los senadores quieren hacer comentarios; salvo el mencionado Růžička, miembro del bloque de los Alcaldes e Independientes (STAN). “Después de medio año de ser vicepresidente, he entendido muchas cosas. Conozco a mucha gente, me aclaré algunas cosas y hoy no le temería”, comentó sobre la posibilidad de que sea candidato al Senado, al conversar con el canal permanente de noticias ČT24.

            Marek Výborný, jefe de los democristianos, criticó las declaraciones apresuradas de Růžička. Igual hizo el bloque senatorial del ODS, quien se encuentra en “embargo de comentarios”, hasta el entierro de Kubera. “Nosotros nos comportamos de esa manera, de lo que usted puede concluir por qué pensamos que era el mejor comportamiento”, dijo el vicepresidente del Senado, Jiří Oberfalzer (ODS).

            Otros políticos dicen que si se entra a una votación por Růžička, para que sea el próximo jefe del Senado, ellos, decididamente, no lo apoyarán. Para Růžička esas críticas no son justas: “A la gente le interesa qué más va a pasar e incluso a los senadores les interés eso. Si a mi me preguntan los periodistas si nuestra bancada, las más numerosa, va a luchar por el puesto de jefe, entonces debo de responder: ¡Sí, claro, por supuesto! Si alguien dice que esto no es ético, a mi me parece injusto”.

            Aclara también que si su bloque le expresa apoyo, se lanzará como candidato. Y, lo importante es que su comportamiento nada tiene que ver con irrespetos o violaciones a las reglas de decencia. Él ha dado una respuesta a una pregunta clara. Y comentó que en la semana anterior, sin mucho ruido, entró al bloque senatorial del ODS la senadora Jitka Chalánková. Quien había pasado como independiente. Esto demuestra las activas negociaciones tras bastidores. Ella ya explicó que su ingreso al bloque cívico democrático es para que nadie pueda poner en duda el derecho que el ODS tiene al cargo de jefe del Senado.

La presidencia en manos de la bancada más numerosa

Por uso, ese cargo ha quedado en manos de la bancada más fuerte. En este momento no es ODS, sino STAN con 19 miembros. Los cívico democráticos tienen un bloque con 18 senadores. Hace dos años obtuvieron ese puesto para Kubera gracias a que en la segunda vuelta, enfrentando a Václav Hampl (KDU-ČSL), el ODS fue apoyado por algunos senadores de STAN. Růžička dice que entiende el deseo de seguir controlando el cargo, pero las matemáticas dicen otra cosa.

            El bloque senatorial de KDU-ČSL en su resolución al apoyar que el ODS siga con la jefatura del Senado, explica que prefieren mantener el ordenamiento existente, considerando que en nueve meses habrá elecciones parciales al Senado y de ahí saldrá el nuevo presidente de la Cámara Alta. Incluso alertan que sería peligroso pasarse este período sin un jefe. El vicepresidente de STAN, Petr Gazdík, también considera que el ODS debería mantener la jefatura del Senado hasta octubre, ya que lo de Kubera fue algo totalmente inesperado.

            “ODS tiene el derecho moral por que se les murió el jefe del Senado. Nosotros, por otro lado, tenemos el bloque más fuerte, así que debemos llegar a un acuerdo. Deberíamos movernos de tal manera que las cosas sean claras y evidentes, que el Senado no es un mercadillo, donde la gente va a gritarse, a pelearse e insultarse. Que será capaz de acordar, de llegar a consensos, sobre soluciones razonables”, Růžička.