Inicio Noticias Reparan el vidrio del Monumento a los Niños Winton

Reparan el vidrio del Monumento a los Niños Winton

413
0

Praga (Ceské noviny) – En esta semana, en la Estación Principal de Ferrocarriles de Praga, un maestro del vidrio procedió a instalar el nuevo vidrio con las marcas de manos en el monumento que recuerda a los padres de los niños judíos que el británico Nicholas Winton salvó de morir en los campos de concentración, al enviarlos a Inglaterra. El monumento representa a una puerta del tren, con las huellas de las manos de los niños y de los padres, como la última marca de recuerdo.

            El nuevo vidrio se colocó ayer en presencia de Zuzana Marešová, quien representó a los Niños de Winton. Estuvo el maestro del vidrio Jan Huñát, de Nový Bor. Recordemos que el vidrio anterior fue dañado por un vándalo desconocido que le lanzó un objeto contundente, que le produjo fisuras. Eso ocurrió en junio del año pasado. Pese a que está en un sitio muy transitado y estatégico, ninguna cámara de control logró captar el instante de la agresión.

            “Es ya una gran tranquilidad que el mueso está una vez más en orden. Aunque tengo un poco de miedo por cuánto tiempo logrará mantenerse así, sin que salga otra persona lo destroce sin que exista motivo alguno. Pero, confío que la gente ha aprendido. No se trata sólo de haber dañado un monumento, sino el haber dañado a nuestros padres”, afirmó Marešová. El nuevo vidrio es idéntico al anterior, es decir cuenta con las mismas manos tanto de los padres como de los niños.

¿Cómo se fabricó la nueva plancha?

Aunque hay una sola diferencia; al ser de vidrio, no puede haber dos iguales. Cada plancha tiene una estructura particular, simbólica. De hecho, ese vidrio, que equivale el vidrio de la puerta del tren, sólo refleja unas pocas manos, atrás, en el vagón, había muchos niños más. El vidrio debe ser iluminado para que puedan destacarse las manos que vienen en el interior del vidrio. Huñát aclara que tuvieron la precaución de guardar desde un inicio los moldes iniciales de las manos.

            Revela que la producción de la segunda plancha tomó más tiempo que la primera, pues, dentro de la fabricación se reventó. Primero se hace la plancha, se la deja enfriar y se la pule. Después se le añaden ácidos, para poder hacer que resalten las manos de los niños. Fue en ese proceso que el cristal se rajó. “Pasó cuando la poníamos en el ácido. Así que tuvimos que hacer todo de nuevo”, añade.

            “Cuando me enteré que habían dañado el vidrio me dio furia y después incluso lloré. Uno se pone a analizar por qué alguien haría eso. Sólo que después es mejor dejar de pensar en eso por que llegaría a malos pensamientos. Así que mejor me digo: lo más importante es arreglarlo pronto, pronto”, afirmó Marešová. Huñát explica que el agresor actuó con pleno conocimiento, sabía que causaba daños. Ya que no sólo picó el vidrio, sino que lo golpeó con mucha fuerza desde la parte trasera. “Cierto que debió haber sido un golpe increíble, ya que usted no rompe tan fácilmente un vidrio de dos centímetros. Si usted lo golpea con toda su fuerza con un martillo, no alcanza a romperlo, pero sí chasquear”, dijo.

¡Winton salvó a 669 niños!

Sir Nicholas Winton salvó a 669 niños judíos a lograr, con sus colaboradores, sacarlos del entonces Protectorado de Bohemia y Moravia. Los sacaba en tren. El primero salió de Praga en mayo de 1939. Las familias de esos niños en su mayoría murieron durante la II Guerra Mundial.

Fue gracias a una casualidad, de su mujer al limpiar cajas en el ático, que la historia salió a flote y la BBC preparó un programa especial en 1988. Falleció en julio del 2015 a la edad de 106 años. Su monumento está también en la misma estación de ferrocarriles Wilson, en el Andén No1. Está él con dos niños pequeños y una maleta.