Inicio Noticias “Como un abuelo viejo, puedo decir la verdad, incluso sobre Israel”

“Como un abuelo viejo, puedo decir la verdad, incluso sobre Israel”

148
0
Karel Schwarzenberg

Praga (lidovky.cz) – Karel Schwarzenberg, presidente honorario del opositor partido TOP 09, exministro de Asuntos Exteriores y vicepresidente del comité de Exteriores de la Cámara de Diputados, le dijo al diario “Právo” del sábado anterior que ya tenía la cantidad suficiente de años como para poder decir hasta cosas desagradables. Incluso si toca a amigos y aliados, como lo es Israel. El diario le pregunta cómo nació el artículo que publicó ese mismo diario, que salió firmado por él y por el ministro de Cultura, Lubormír Zaorálek y el ministro de Asuntos Exteriores, Petříček.

            “Petříček ne llamó. Que preparaba el artículo y me preguntó si deseaba sumarme. Así que le dije que me lo mande, que lo corregiré y veremos si lo puedo firmar. Yo ya soy un abuelo viejo, que no tiene ambiciones políticas, por lo que puedo decir la verdad. Nosotros, en esa carta, sólo describimos los hechos. Nada más”. Le sorprende que hasta la parte israelí reaccionó de manera irritada. Llamó al embajador Stropnický para que de explicaciones. Schwarzenberg se sorprende: “¿Por qué? Si en el mismo Israel hay voces fuertes que tienen una misma posición como la mía. Tengo en mis manos la carta del expresidente del Kneset, quien alerta ante esa anexión”.

            Schwarzenberg asegura quelos checos deben hacer esa pregunta, de qué pasará con los palestinos, especialmente por que son los aliados más fieles y añejos que Israel tiene en el mundo. Y si uno ve que va a pasar algo malo, uno está en la obligación de lanzar la señal de alarma. ¿En qué consiste el error? Pregunta “Právo”. “Es no sólo el problema del Derecho Internacional sino que imposibilida la creación de un Estado Palestino independiente. Tenemos que hacernos realmente la pregunta de qué pasará con los palestinos”, responde.

            El diario le pregunta qué opinión tiene a la respuesta que prepararon el exprimer ministro, Mirek Topolanek y los exministros de Asuntos Exteriores Vondra y Kohout. Quienes lo criticaron al considerar el artículo como una ofensa y una traición a los aliados. “Eso ni lo analicé. Hay ciertas declaraciones que no puedo tomar en serio. Pero, me sorprendió que Alexandr Vondra y Kohout hayan firmado una misma declaración”, indica Schwarzenberg. Y aclara que aunque Israel no llegue a aceptar el comentario, lo importante es que se dijo lo necesario y uno queda con la conciencia tranquila. Sin olvidar que en el mismo Israel hay muchas voces que piensan igual.

            Schwarzenberg indica que, en realidad, no hace seguimiento a declaraciones tontas, las que no valen la pena. Como lo que dijo la diputada Jana Černochová (ODS), que calificó a Zaorálek de nazi, por que comparó la posible anexión israelí con lo hecho por el III Reich con Checoslovaquia en 1938. “Yo no me intereso por ese tipo de comentarios bobos. Yo con Zaorálek tengo un montón de posiciones que son diferentes, pero, llamarlo nazi resulta hasta burlesco. No, no lo puedo tomar en serio”, respondió.