Inicio Noticias “Son criminales los actos de Trump en Iraq”, dice el príncipe Schwarzenberg

“Son criminales los actos de Trump en Iraq”, dice el príncipe Schwarzenberg

398
0
El príncipe Karel Schwarzenberg (TOP 09), ex jefe de la Diplomacia Checa, dice ser un chapado a la antigua. De esos que esperan que un país le declare formalmente la guerra a otro y piensa que Donald Trump ha excedido los límites del Derecho Internacional

Praga (echo24.cz) – La muerte, el pasado viernes, del general iraní Qasem Soleimani, comandante de las unidades élite Quds, tras el ataque con misiles lanzados por los EE.UU. en el Aeropuerto de Bagdad, Iraq, ha provocado reacciones variopintas en la escena política checa. Donde resalta por lo inusual el comentario del príncipe Karel Schwarzenberg, presidente honorario del partido TOP 09 y ex jefe de la Diplomacia Checa. Pese a que ha sido un ferviente aliado estadounidense, ahora critica a los EE.UU. por haber excedido el Derecho Internacional. E incluso asegura que los actos del presidente Donald Trump son criminales.

Partidario añejo de los EE.UU., pero…

“Admito que durante toda mi vida he sido un partidario de los estadounidenses. Es un gran país democrático, que nos puede servir, en muchas cosas, como ejemplo. Pero, estos actos del presidente Trump son, a mi entender y dicho abiertamente, criminales. Nadie debe exceder el Derecho Internacional. Ni el presidente de los Estados Unidos”, escribió Schwarzenberg en su muro de “Facebook”.

            En su comentario, añade que: “…el comandante iraní Soleimani fue muerto en Iraq por un misil estadounidenses. Hoy, todos discutimos sobre qué efectos político esto tendrá y cómo influirá el devenir de cosas en Irán e incluso en Iraq, en donde el Parlamento resolvió que sacará a todos los Ejércitos extranjeros. Es decir, incluso los estadounidenses. E Irán anunció que deja de manejarse según los compromisos del acuerdo nuclear”.

            Subraya Schwarzenberg que poco se discute sobre el mismo hecho ocurrido: “Que un Estado mató al representante de otro Estado en el territorio de un tercer país. Es verdad que Soleimani comandaba una sección de las Guardias Revolucionarias Islámicas, que se concentra en el combate en el exterior y apoyaba a diferentes grupos armados shiitas y terroristas. Lo hacía desde Iraq a través de Siria, Líbano hasta Yemen. Lo hacía como general y representante oficial del Estado Iraní. Fue también importante su papel en los combates contra el Estado Islámico”.

Chapado a la antigua, de la época en que se hacía la declaración de guerra

            Karel Schwarzenberg reconoce ser de la vieja escuela, de esa en la que aún los Estados se declaraban la guerra: “… Ahora, sin embargo, se empieza a disparar, bombardear y lanzar misiles sin que se cumpla ese paso formal. A mi esa evolución me espanta. Excede todos los límites del Derecho Internacional. Hay ciertos políticos que, evidentemente piensan que están por encima de la Ley y sobre el Derecho. Y que tienen, como el legendario James Bond, licencia para matar en cualquier parte del mundo. Sólo que, por supuesto, una cosa es que tratemos de una película y otra de la realidad”.

            Asegura que, a su entender, nos hemos empezado a mover a través de un camino que resulta desafortunado. “Ciertamente que incluso otras potencias cometieron actos similares, que llevaron a esos resultados. Aquí es necesario recordar el asesinato y el intento de asesinato de exespías rusos en Inglaterra. Eso fue ya un exceso a ciertos límites, pero, eso más bien era una guerra entre los servicios secretos. Ahora, por supuesto, ha ocurrido que quien ordenó ese ataque incluso lo llega a anunciar con muchísimo orgullo a toda la Nación y a todo el mundo. Si nos acostumbramos a que podemos matar en cualquier parte y cuando sea, entonces las cosas tienen una evolución amenazadora”, señala el político checo.

            Schwarzenberg incluso escribe que recuerda todo el malestar que provocó cuando el entonces presidente Václa Havel comentó, sobre la expulsión de la población de ascendencia alemana al final de la II Guerra Mundial, que los mismos checos se habían contagiado del nazismo (por la violencia con que esa expulsión transcurrió). “Hoy, yo tengo el temor que algunos de los más importantes políticos mundiales se han infectado del terrorismo”, concluye.