Inicio Destacados “Stoka”, un gran caso de corrupción en Brno

“Stoka”, un gran caso de corrupción en Brno

119
0
estatua Justicia

Praga (irozhlas.cz) – En la Corte Autonómica de Brno empezó ayer lunes el proceso sobre corrupción llamado “Stoka” y que atañe a una amplia red de sobornos y manipulación de contratos en la Alcaldía de Brno-Centro. El fiscal Radim Mezlík debido a la manipulación de contratos públicos ha acusado a 11 personas y a dos empresas. Según los investigadores, la cabeza del grupo es Jiří Švachula, exconcejal municipal por el movimiento ANO 2011. En su declaración, sin embargo, él ha negado haber fundado ese grupo criminal.

La prensa reporta que a la audiencia inicial de ayer acudieron todos, incluido Jiří Švachula (quien fue llevado por escolta). Aunque sólo faltó Saman El-Talabani, un influyente jugador y titiritero del sector empresarial de Brno, con raíces iraníes. Su abogado defensor, Robert Scigiel, le explicó a la corte que su cliente está en la vecina Eslovaquia, pero por las medidas restrictivas por el coronavirus, no puede pasar la frontera físicamente. Así que pedirá poder hacer una participación y declaración vía videoconferencia.

Las manipulaciones se referían principalmente a contratos de construcción, sin importar si eran pequeños o grandes. Según la Fiscalía Superior de Olomouc, la Policía cuenta con documentación que certifican sobornos por 47 millones de coronas. “Se refería a cientos de contratos cuya cantidad ni siquiera es posible de precisar. En total, los contratos influidos fueron por un valor total de hasta medio millardo de coronas”, explicó Radek Mezlík, a la estación radial “Radiožurnál”.

Grupo organizado

Jiří Švachula, exvicealcalde de Brno-Centro negó en su declaración que él haya creado ese grupo de corrupción. De ser encontrado culpable, podría terminar hasta por 16 años de prisión. “No es cierto que en noviembre del 2014 haya fundado un grupo criminal organizado ni que haya sido el elemento director desde el inicio. Ni es cierto que el grupo criminal haya funcionado con la idea de influir esquemáticamente las contrataciones pública”, aseguró.

Añadió que fue contactado por el empresario Saman El-Talabani y que se reunieron. Tenía interés en contactos a las empresas municipales y quería datos sobre algunos contratos. Información que le proporcionó, pero, aclara, era información accesible a todos. A cambio, el empresario le ofreció cooperación en áreas de seguridad y protección de la información. Aunque también para obtener información sobre los políticos y hacer cabildeo a favor del movimiento ANO 2011. Jiří Švachula aseguró que Talabani le dio 1 millón de coronas como una promesa a futuro. Pero, sostiene, sin que eso esté vinculado a algún tipo de contrato o contratos.

Luego se enteró que Talabani empezó a presentarse en diferentes empresas municipales bajo el nombre del vicealcalde. Jiří Švachula les explicó, supuestamente, que nada tiene que ver con ese empresario. Talabani se molestó y habría empezado a amenazarlo. Tuvo miedo, en especial que le pudiera pasar a su hijo menor. Dice que tenía conocimiento de que era capaz de cosas malas. Aparentemente le devolvió el dinero, pero igual Talabani lo siguió presionando, para que le obtenga información de las empresas municipales.

El grupo criminal

Aparte de Jiří Švachula están acusados Petr Liškutin, quien ejerció como vicealcalde de Brno-Ivanovice por ANO 2011, Petr Kosmák quien en el municipio de Brno-Centro trabajó como director de la administración técnica de inmuebles. Entre los empresarios están los copropietarios de la compañía de construcción “Kros-stav”: Lubomír Smolka, Ivan Trunečka y Pavel Ovčarčin.

Lo que es muy importante en el proceso es la cantidad de pruebas existentes. Se cuenta con las escuchas telefónicas, diferentes documentos, celulares y las declaraciones de los mismos acusados. Cuatro de los cuales decidieron que cooperarán con la Policía. Mezlík se siente seguro por ese lado.

El impacto político

El escándalo tendrá su mayor huella sobre el propio movimiento ANO 2011. El cual gobernó en Brno y que desde su fundación se presenta como la tienda política anticorrupción.

Incluso por eso mismo es que la dirección nacional de ese movimiento gubernamental ordenó la cancelación de la célula en Brno. Había que reorganizarla enteramente. Se produjeron varios pulsos internos, que hicieron que hasta el exalcalde mayor de Brno, Petr Vokřál, decidiera desafiliarse. Es un escándalo que pringa hasta al influyente Jaroslav Faltýnek, jefe del bloque de diputados de ANO 2011 y a su hijo, Jiří. Sus nombres aparecen repetidamente en las grabaciones telefónicas y se mencionan con comisiones por contratos. En ese sentido, los investigadores aún no tienen ninguna prueba directa y los dos Faltýnek no han sido acusados. Todavía.

Pero el escándalo alcanza incluso al Partido Cívico Democrático (ODS). Según el servidor “Aktuálně.cz”, los investigadores analizan una de las ramas del caso, que alcanzaría a Markéta Vañková, actual alcaldesa mayor de Brno así como a Pavel Blažek, influyente político de Brno y exministro de Justicia.

enpraga.com